jueves, 12 de mayo de 2011

Aprendizaje natural

Hace algún días os presenté el blog "Crea momentos", de María Corcuera (madre de dos peques que están cursando educación infantil). Con su permiso os transcribo su último post. Seguro que todos conocemos las teorías pedagógicas que sustentan esta manera de proceder para que los pequeños aprendan. Y seguro también que una gran mayoría del profesorado piensa que esto no es posible hacerlo en las aulas (y no les falta razón); pero creo que deberíamos plantearnos algunas cosas sobre nuestro trabajo en las aulas y tener la valentía suficiente para acometer los cambios que sean necesarios (no de forma radical, pero sí empezar a andar el camino...).

Sin ánimo de polemizar, sí quiero dejaros algunas preguntas para invitaros a reflexionar, con vuestro permiso:

1) ¿Asimilan nuestros alumnos toda la ingente cantidad de información que intentamos transmitirles a través de los libros de texto y otros materiales curriculares?

2) ¿El ritmo que marcamos en nuestras aulas es adecuado para todos los alumnos?

3) ¿Creeis que lo que nos hicieron a nosotros en nuestro paso por el sistema educativo cuando éramos alumnos fue lo más adecuado?

4) ¿Pensáis que lo que hacemos actualmente en las aulas difiere mucho de aquello?

5) ¿No tenéis en ocasiones la sensación de que las cosas se pueden hacer de otra manera?

6) Os invito a que os sigáis haciendo vosotros mismo más preguntas...

Posted: 11 May 2011 03:01 PM PDT




Nuestra actividad semanal consiste en recrear un laboratorio casero, os escribo algunas ideas de posibles materiales.

Útiles:
-       Cuentagotas. (De un medicamento)
-       Jeringuilla.
-       Palitos agitadores de zumo.
-       Pinzas de plástico para coger muestras.
-     Matraces y tubos de ensayo (Vasos de cristal de yogurt y tubos de infusiones.)
-       Gafas de seguridad. (De cualquier tipo)
-       Bata.
-       Lupa.
-       Huevera de plástico.
-       Cucharas de porcelana.
-       Pequeño bol de porcelana.
-       Cucharas pequeñas.
-       Bayeta absorbente.

Materiales:
-       Agua con colorante alimentario.
-       Hielos con colorante alimentario.
-       Colorante en polvo…
-       Brillantina.
-       Pastilla efervescente de caramelo.
-       Peta zeta.

Proceso:
1.- Disponer los materiales de forma atractiva sobre una bayeta absorbente, al alcance del peque para evitar derrames.

2.- Observar y dejarle actuar.

Dani mezcló el agua con colorante y descubrió que aparecían otros colores. Al finalizar le expliqué lo que él ya había descubierto, que con los colores primarios se forman los secundarios.

Mientras jugaba con el cuentagotas, le animé a contarlas.

Fue muy divertido.

A todas horas pide volver a jugar a “eso del otro día con muchos cacharros…”

1 comentario:

Gypunto dijo...

Hola, qué buena idea lo de usar colorante alimentario!. Mi hijo de 3 años descubrió los colores secundarios mezclando los colores de las acuarelas!!.
Saludos, voy a seguir leyendo tu blog.